Archivo de la etiqueta: ocultos

En la busqueda del quinto sabor (Series pequeños tesoros)

(English version)

Cuando iniciamos un viaje, por regla general, el sentido que más usamos es el de la vista. Estamos expectantes a todo lo que nos rodea, y solo cuando nos relajamos y nos permitimos, nos damos cuenta que los estímulos sensitivos del nuevo lugar llegan por más canales que el visual.

Pensamos que un lugar estimulante debe ser un destino exótico, con culturas totalmente diferente a las nuestras… Sin embargo alguno de los lugares más estimulantes para mi sentidos no están al otro lado del planeta, sino mucho más cerca.

He tenido la suerte de llegar al lugar del que hablamos por el Mar. Pienso que no es lo mismo llegara Napoles por un medio de transporte  que no te permita contemplar su espectacular bahía, con el Vesubio recortado en el horizonte y la Isla de Capri al otro lado.

Napoles te apabulla sensorialmente, no te deja un respiro. Es el sur de Italia y por lo tanto es un lugar lleno de arquetipos, donde ves de repente la Italia representada en las películas de Fellini con la ropa tendida en cuerdas que pasan de lado a lado de la calle.

En Napoles está prohibido relajarse, las normas de circulación han sido rotas, tanto por los peatones como por los vehículos, cruzar una calle con mucho tránsito puede transformarse en toda una aventura, pasando los vehículos por detrás y delante del peatón, aprovechando este las cortas oportunidades, que da el  breve respiro del tráfico, para avanzar hasta el destino, que se encuentra en la acera de enfrente.

Vehiculos que avanzan en dirección contraria por la calle y de repente en todo ese marasmo, se llega a una calle en la que parece que no hay tráfico, que se respira un ambiente de pueblo y no el de la segunda ciudad más poblada de Italia.

Ya sólo por eso Napoles no sólo estimula la vista sino el oído, pero aquí realmente queremos hablar del sabor y posiblemente piensan que quiero hablar de la pizza de la cual Napoles es su lugar de nacimiento dando el nombre a la famosa Pizza Margarita realizada en honor a la Reina del mismo nombre ya que en su composición lleva los colores de la bandera de Italia. Rojo por el tomate, blanco por la mozzarella, y verde por la albahaca. Pero para mi el momento más especial del día es cuando te acercas por la Via Toledo a la Galleria Umberto I.

English: Entrance Galleria Umberto I Deutsch: ...
English: Entrance Galleria Umberto I (Photo credit: Wikipedia)

A muchos  les recordará a una similar que se encuentra en Milán. A eso de la tarde en la entrada que esta cerca de esta calle se forma una cola que comienza en una pequeña pastelería, la Sfogliatella Mary. Este es uno de los lugares en el planeta en que puedes descubrir el quinto sabor, lo que llaman los japoneses umami. Esa sensación que tienes cuando te das un baño en aguas calientes después de un día agotador o cuando pruebas algo exquisito y de tu garganta sale un ¡¡¡¡aaaahhh!!!! característico. Para sentir el quinto sabor lo más recomendable es a esa hora de la tarde, con mi dulce preferido de Napoles, la sfogliatella recien hecha. Sentir la corteza crujiente al contacto con tus dientes, y poco a poco sentir el ruido que haces al morderla, sintiendo como la crema pastelera tibia acaricia tu paladar, mientras sientes las notas de la vainilla, de la azucar en polvo mezclandose con el sabor del hojaldre y sientes que ese ¡aaahhh! sale de tu garganta.

Como puedes ver viajar no es sólo ver lugares nuevos sino sentir cosas nuevas.

Sfogliatella Santarosa
Sfogliatella Santarosa (Photo credit: Wikipedia)
Anuncios

Paris es algo más que la Torre Eiffel y Notre Dame (SERIE PEQUEÑOS TESOROS)

Sainte Chapelle - Upper Chapel, Paris, France
Sainte Chapelle- Chapelle Hute, París, Francia (Foto Wikipedia)

(English Version)

Cuando uno evoca París la icónica imagen de la Torre Eiffel es lo primero que nos viene a la memoria. Incluso cuando en una película nos quieren hacer una composición de lugar para decirnos que la acción transcurre en la Ciudad de la Luz lo primero que aparece es un fotograma en la que aparece la mencionada torre en mayor o menor detalle. Y eso que la Torre Eiffel fue erigida para la Exposición Universal de 1.889. Lo que significa un pequeño momento en la historia de una ciudad milenaria conocida desde el tiempo de los romanos y fundado por la tribu parisi de los pueblos galos.

Junto con la Torre Eiffel tenemos otra serie de monumentos icónicos como la Catedral de Notre Dame asociada indefectiblemente a la novela de Victor Hugo, El Jorobado de Notre Dame. El Arco del Triunfo en la Place de Etoile.O  ya si hablamos de barrios de artistas como Montmartre o de incluso el Moulin Rouge están antes en la memoria colectiva que el pequeño tesoro del que hablaremos en este artículo

Sainte Chapelle
Sainte Chapelle (Photo credit: woto)

Simplemente desde la entrada principal de Notre Dame nos dirigimos en dirección a la Cripta Arqueológica de Notre Dame y tomamos la Rue de la Cite a mano derecha por el lado izquierdo de la calle y torcemos a la izquierda cuando encontremos la Rue de Lutèce y nos encontramos al finalizar la calle con el Tribunal de Justicia. Ahi dentro esta esa joya del gótico eclipsada por la presencia cercana de Notre Dame. La Sainte Chapelle.

Mandada a construir por  Luis IX en 1.242 y  1.248 , posteriormente canonizado como San Luis, para contener las reliquias de la pasión de Cristo de ellas la mas conocida es la Corona de Espinas, aunque también parte de la Lanza, la Esponja y otras reliquias de la Pasión de Jesucristo adquiridas a Balduino II emperador de Constantinopla.

Entrar en la Sante Chapelle es una oportunidad única de disfrutar de una de las obras cumbres del gótico florido. La planta baja era la reservada en la Edad Media al pueblo y a los siervos.

De todas las personas con la que he compartido la experiencia de entrar en la Sainte Chapelle son muy similares, cuando uno entra en la capilla inferior se encuentra una nave que agrada en las proporciones y en su decoración, evidentemente está restaurada, ya que durante la Revolución Francesa fue un edificio que sufrió deterioros. En 1846 se decide realizar su restauración, que es dirigida por el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc, famoso por sus restauraciones medievales, en las que respeta la decoración original.

Pero la apoteosis sucede cuando uno asciende por la escalera de caracol a la capilla superior (Chapelle Haute), se siente uno que ha entrado en un calidoscopio. Rodeado de más de seiscientos metros cuadrados de cristaleras donde dominan los tonos azules, con el dorado de las columnas y la representación del cielo estrellado en las bóvedas, con temáticas del Génesis, el Exodo … Y a uno le hace reflexionar, que se pagó más por las relequias (100.000 Libras) que se querían conservar en el interior de este edificio que por lo que costó su construcción (40.000 Libras)

Y eso me hace reflexionar en que lo más importante es, esa escalera de caracol, que nos permite subir desde la Capilla Inferior, ya que durante quinientos años no existió ese acceso, ya que al pueblo llano no tenía el derecho de contemplar lo que ven ahora nuestros ojos. Ya que el acceso era sólo para el rey y su corte desde una entrada directa desde el palacio.