Archivos diarios: 11 marzo, 2013

De viaje a Barcelona

El pasado 7 de Marzo fui a Barcelona por asuntos personales y de paso visitar una ciudad que me encanta. Reconozco que iba preocupado con todo este asunto del independentismo, del mal ambiente que se refleja en los medios de comunicación. Al final la reflexión que me viene a todo ésto es un dicho que oí hace poco: “Cuando el dinero se va por la puerta el amor se va por la ventana”.  Seguramente hay personas que estarán en total desacuerdo con lo que propone; pero desgraciadamente la realidad se impone muchas veces en este sentido.

A que viene esto, sencillamente a que el taxista que me llevó a mi hotel sacó el tema de la independencia de Cataluña y su linea de razonamiento era que cuando una pareja se mantenía era porque los dos se sentían a gusto con la relación, y cuando uno se sentía mal la relación se deterioraba hasta que se separaban.

Y que es si no la relación de Cataluña que el resultado de un matrimonio sucedido hace ya más de quinientos años, en este período de tiempo da la impresión de que Cataluña ha vivido un matrimonio de conveniencia con Castilla, y que Castilla ha evolucionado con el resto de las regiones para convertirse en España. Es curioso además en la psicología de esta relación que cuando en el resto de España acontece un matrimonio su régimen de capitulaciones matrimoniales es el ganancial, cosa que en Cataluña es el de separación de bienes. Las leyes y su respeto marcan la psicología de los pueblos. Y en pequeño detalle como éste podemos visualizar una diferencia de concepto ante la vida, la sociedad y la convivencia.

Después de tantos años de convivencia en común tenemos que plantearnos como solucionar esta relación y simplemente no dejar que el amor se vaya por la ventana, porque desgraciadamente de lo que se está hablando es de dinero. Y la experiencia dicta que la separación es la peor de las soluciones ya que las dos partes pierden. Y no estaría mal recordar a aquellos que pensaron en separarse para vivir una aventura pensando que el otro lado del prado es más verde se llevan una desagradable sorpresa

Anuncios